EL PATHOS DE LA DISTANCIA

Loading...

lunes, 31 de mayo de 2010

Máscara

Tu mano, que es la mía,
toca mi cara,
que no sabe si es la mía
o es una máscara.

sábado, 29 de mayo de 2010

Perdido entre líneas

Corriendo; corriendo, me doy cuenta de que mis piernas son de plástico. Entonces, pierdo el equilibrio y, en un giro no intencionado, me transformo en un suspiro; poco a poco me elevo al olimpo de los desengaños, junto a otros suspiros, alborotados y desconcertados. Ya casi sin respiración alguien abre el tapón y caemos sin más por el vacío de una mirada sombría. Por un poro de la pupila me escapo, cayendo a plomo en un bloc de notas de un loco que, poseído, está escribiendo estas líneas desesperadamente; confundido, me pierdo...

Sueño loco

Cuando en una voltereta caí en tu pelo, perdido entre la maleza, caí en un agujero; me llevó a tu pereza, que regañada por tu llanto, me escupió dentro de una maceta. Entre mareos y espanto vi germinar toda tu tristeza, de tallo violeta, hojas torcidas y flores de blanca amapola, a lo que entendí tu desencanto: ¡el opio de tu tristeza te transformó en un insecto de palo! Y pensé, entre los delirios de un sueño tan extraño, que ya no me gustas tanto.

viernes, 21 de mayo de 2010

se te ha caido la mirada

Se te ha caído la mirada....
¿No lo ves?
No para de colgar....

Tu mano sostiene tu cara y tu cara tu mirada,
y todos cuelgan,
y todos infinitos bailan,
y todos inconscientes flotan.

Se te ha caído la mirada y con ella el tiempo y la humanidad.

Tu mirada a caído entre bestias desmembradas de tanta soledad,
entre seres disfrazados de humildad.

Tu mirada se ha derramado gota a gota en cuencos infinitos,
cuencos,
que pusiste cada uno en su lugar.

Tu mirada se ha callado y no nos contará cómo.
Tu mirada se ha callado y no nos contará cómo arrancar la razón de este pensamiento.

Ahora,
pareces un hueco,
un hueco profundo y brillante de felicidad,
eres hueco de ojos vacíos,
de ojos que ya no saben mirar,
de ojos que por fin libres
pueden volar.

Davidrey...

jueves, 20 de mayo de 2010

No te encuentro

Despierta un nuevo día. Desayuno con la esperanza de que hoy te encontraré. Sólo conozco de ti tu apariencia, que siempre me muestras lejana y distante. Paseo por nuestro barrio, calles de nuestra infancia, parques de nuestros juegos. De ti sólo albergo vagos recuerdos. Miro en cada esquina, en cada recoveco. Te busco y te busco, pero no te hallo. Vuelvo a casa desesperado porque de nuevo no te he encontrado. Sólo deseo conocernos un poco, darnos una oportunidad. Me miro al espejo y ahí estás: distante, arcano. De ti no tengo más que tu reflejo...

Hoy todo se ha vuelto a repetir

Hoy todo se ha vuelto a repetir, ha vuelto a ocurrir de nuevo. Mi baja moralidad ha hecho que reluzca toda tu hipocresía, la de mi vida. Cada vez pesan más mis actos incorrectos.

Hoy, he vuelto a pintarme la cara, ponerme el sombrero, y salir a la calle con ganas de fuego. Me he portado mal. He pintado la cara a gente que no tenía culpa y, ahora, mira, ¡cuántos culpables!; pero lo peor es que he sido feliz, más que contigo.

Hoy todo se ha vuelto a repetir, ha vuelto a ocurrir de nuevo. He sacado mi peor perfil en la peor noche y, mis amigos olvidados en noches de pecado me han reconocido, y yo me he acordado, se han alegrado de verlo, porque ellos también lucían su perfil torcido e incorrecto.
Punzadas en el estómago me recuerdan que he vuelto a marcar mi territorio fuera de los límites de la cordura, y me ha gustado, aunque ahora me arrepienta. Con la cara empastrada y el sombrero de lado he visto dos noches seguidas de dos amaneceres, el tiempo detenido en un espacio de no ser y ser demasiado para un día, o dos, ya me pierdo... Espacio en el tiempo detenido en el que podemos mostrar nuestro perfil siniestro, y detener la ansiedad de tener que aparentar que todo va bien; ahora sí que todo va bien, en este día eterno en el que todo vale. Actos fuera de todo juicio; juicio perdido en cada acto.
Todo se ha vuelto a repetir, ha vuelto a ocurrir de nuevo.

Una vez más

Una vez más, he vuelto a nacer, no sin antes celebrar mi muerte cansada. La saboreé gota a gota con mi mejor vino añejo, que esperaba este preciso momento, para hacerlo eterno, una vez más...

Una vez más, he aprendido a volar, para ver desde arriba mi espectro difunto en una mirada rota, una vez más...

Una vez más, el sol ha vuelto a salir; mi mirada ahora viaja con el viento, hacia un nuevo horizonte que ríe a carcajadas jugando al escondite; yo, he aprendido a reír con él de este absurdo juego, una vez más...

miércoles, 19 de mayo de 2010

Mundo arcano

Resignado,
mudo,
atorado;
trago hacia dentro
en este mundo arcano,
regurgito por dentro
saliva amarga.
Llanto, tras un orgasmo,
por una mano encadenada,
ahora redentora,
liberadora de mi asco.

Rabia,
dolor,
desencanto;
una cana en el flequillo,
unos ojos de espanto;
una mirada,
la mía,
fija, en la baldosa,
de un cuarto de baño,
aséptico y cercado,
como este mundo arcano.

Frío,
pudor,
engaño;
transgénico alimento
consumes en silencio
convirtiéndolo en pecado.
Mientras,
ahí sigues:
aséptico,
encadenado,
mirando la baldosa,
sentado,
en el lavabo.

miércoles, 12 de mayo de 2010

salto al espejo


De improviso
salto una verja,
de improviso
no toco el suelo:vuelo.
De improviso salto la verja,
mi sorpresa: averiguar que ya lo había hecho,
ahí,
frente a mi mismo
me observo,
frente a mi mismo,
mirandome... riendo.
De improviso
me cuento,
una y mil veces
que esto ya lo había hecho,
que esto nunca lo recuerdo.

Juntos, bailamos un verso
y mirándome a mi mismo
a los ojos lo recuerdo,
esto, ya lo había hecho.

De improviso,
antes de olvidarlo todo,
comienza el recuento,
cada verso,
cada beso,
cada día que olvide que el miedo
es la falta de recuerdo.

Me observo....

Salto la verja que ya me dio vertigo,
ando caminos por los que ya no soy viajero,
observo abismos que siempre estuvieron repletos.

Me observo...
Me recorro con la punta de los dedos...
como espejo que busca en otro espejo,
juntos: infinito...
Infinito que ahora ya no recuerdo.

Davidrey (homenaje al eterno retorno)

Tu vacío

Gota a gota caigo
por el hueco de tu mirada;
gota a gota relleno
tu cuenco vacío.
En él aúlla el viento
recorriendo sus paredes
desiertas,
ahora, son mis pulsiones
líquidas
quienes forman el único
arroyo
entre tanta nada;
antiguos horizontes
yacen inertes
flotando en él,
a la deriva,
cayendo,

por el desagüe del olvido.

¡Qué inmensa nada!
¡Qué inmenso vacío!

Mientras,
construyo un navío
que me saque de este
naufragio.
Con las velas rotas
de tus antiguos deseos
difuntos
navego en busca de un hálito
de vida,
pero sólo encuentro
el eco de tu suspiro,
la voz tenebrosa
de tu acostumbrado quejido,
que ha germinado,
todo tu universo,
de un inmenso vacío.
Lo que antes era
un estado de espera
en espera eterna
se ha convertido...

¡Qué inmensa nada!
¡Qué inmenso vacío!

domingo, 9 de mayo de 2010

Y es que esto se acaba...

Detengo el tiempo en tu mirada,
inexorablemente me desgasta;
cuando pienso en lo que no he sido,
me doy cuenta de que esto se acaba.

Un pensamiento vuela en un suspiro;
Suspiros reclaman el alba;
¡alba que ocultas un motivo!:
que no hemos vivido, y esto se acaba.

Cayó mi latido en latente delirio;
El viento devolvió mi mirada;
Anduve descalzo a recuperar mi suspiro,
el viento me dijo que esto se acaba.

Dejando el delirio dentro de una botella
sobrio corrí a saltar con la luna,
Artemisa esperaba con su arco y su flecha,
juntos cazamos un instante que escapa.

Entre suspiro y suspiro, un pensamiento divaga,
arrebatando un instante que ya se ha perdido;
Y es que el tiempo dice que no hemos vivido;
Y es que el viento pregona que esto se acaba;